Modificación del panteón religioso de las sociedades costeras contemporáneas con Tiwanaku

Los grupos costeros en contacto con la cultura Tiwanaku incorporaron las figuras del puma, cóndor llama y mono, animales significativos en la mitología de los pueblos andinos hasta el presente.
Atributos distintivos, principalmente la cabeza, de estos animales rituales se incorporan en el personaje central de la Puerta del Sol en el centro ceremonial de Tiwanaku, al sur del lago Titicaca. Esta figura del “Señor de los Báculos” se recrea en objetos de cerámica y tejidos traídos hasta la costa.

Estos objetos se emplearon en ritos y ceremonias de comunicación con las divinidades, dirigidas por un chaman u hombre sabio. Este era el enlace entre el mundo material y espiritual. Uno de los medios que usaba el chaman en ritos especiales, era la absorción de estimulantes que hasta pudieron ser alucinógenos. La música y la danza estaban también incorporadas a estas prácticas ceremoniales. Máscaras, como la del puma, sirvieron para personificar a las divinidades, agradarlas y conseguir favores de ellas, como la producción agrícola, protección para los animales, etc.
En la cosmovisión andina actual no sólo se debe aplicar el trabajo físico y la tecnología para obtener lo deseado, a fin de ayudar a la fertilidad y multiplicación de sus bienes deben ofrecerse ruegos y ceremonias a la divinidad y entes protectores.

Tapiz con figura de un personaje con báculos, felino, cóndor y llama. Lana
Máscaras de puma. Cuero
Flautas de pastor, sicus o zampoñas. Caña, lana, fibra vegetal
Tubos de caña para flautas atados con lana
Tabletas talladas para depositar los polvos que se aspirarán. Madera
Concha usada como tableta; tubo de hueso para inhalar
Agujas de espinas de cactus, madera y cañón de plumas, uso ceremonial
Mortero de madera
Tubo de caña, uso desconocido
Objeto de adorno o ritual. Madera y plumas
Figuras femeninas, símbolos de fertilidad. Cerámica
Cajitas talladas de madera
Piedras pintadas, posibles símbolos masculinos y femeninos