Parque de Petroglifos

En un amplio espacio frente al edificio de la exposición principal y formando una atractiva rotonda, 13 bloques de piedra exhiben su variada y rica muestra del arte prehispánico.

Se trata de bloques aislados de piedra, algunos de ellos con más de una cara tallada, que muestran diversas escenas con motivos antropomorfos, zoomorfos y geométricos.

Este conjunto de bloques de petroglifos fueron trasladados a las dependencias de la institución a mediados de los años 70 como iniciativa ante la constante pérdida de este tipo de patrimonio cultural durante el rápido crecimiento de la ciudad de Arica y la habilitación de nuevos terrenos agrícolas en el Valle de Azapa.

La mayoría de estos bloques provienen de sitios (AZ-11, Poblado San Lorezo, AZ-3 Poblado y Cementerio de Sobraya) cuya cronología corresponde a los finales del Período Medio y comienzos del Intermedio Tardío (ca. 800-1200 dC).Por lo tanto, este conjunto puede considerarse como una muestra más o menos acotada dentro de la amplia cronología cultural de Arica y sus valles.