La Muerte

Antes de introducirnos en el tema de la muerte, observemos con detención la gran representación de la pared que reconstruye el rito mortuorio Chinchorro. El complejo sistema funerario, centrado en la momificación artificial de sus muertos, es uno de los aspectos culturales más relevantes de los Chinchorro. En la representación, vemos cómo el cuerpo se prepara sobre una esterilla, donde ya se le ha despojado de la piel, las vísceras y los interiores, dejando sólo a la vista los huesos. De esta forma, se le vuelve a rellenar con fibra vegetal y arcilla en un proceso largo, complejo y lleno de misterios hasta el día de hoy.

Avanzando hacia el siguiente cuadro explicativo se puede destacar que esta práctica funeraria se inició a los 5.000 antes de Cristo y duró cerca de 3.500 años. Durante todo este periodo de tiempo hubo variaciones en el proceso, destacándose cuatro formas de momificación:

Primero están las momias negras, desde el 5.000 hasta el 2.800 antes de Cristo. Son las más antiguas y complejas donde, al igual que en el diorama anterior, se le extraía su piel e interiores y se reforzaban sus huesos con cuerdas vegetales y palos para modelar el cuerpo con abundante arcilla gris. Luego colocaban su piel la cual pintaban de negro con manganeso. El cráneo era relleno de arcilla o fibra vegetal. Sobre la cara modelaban una mascarilla donde marcaban los rasgos faciales como la boca, nariz y ojos y era puesta una peluca de pelo humano sobre la cabeza. El proceso es tan complejo que se podría decir que el cuerpo humano se transforma en una efigie o estatua funeraria.

El estilo de las momias rojas aparece cerca del 2.500 y persiste hasta el 1.500 antes de Cristo. Estos cuerpos son embalsamados y se destacan por estar pintadas completamente de color rojo con óxidos ferrosos, a excepción de la cara, que era pintada de negro con una pasta de manganeso. Las momias con vendaje que corresponden al 2.620 antes de Cristo, son una variación de las momias rojas y su principal característica era que se reponía la piel a modo de un vendaje y se pintaba de rojo. Se han encontrado pocas de este tipo y en su mayoría han correspondido a infantes.

Por último, están las momias con pátina o capa de barro que datan entre el 2.500 y el 1.700 antes de Cristo. Estas momias no presentan ninguna intervención interna o el uso de palos como las anteriores, sino que los cuerpos sólo fueron cubiertos con una mezcla de barro y algún aglutinante orgánico.

La muerte y la momificación de la cultura Chinchorro sigue siendo un misterio para los investigadores. ¿Por qué se les momificaba de manera tan compleja? ¿Se enterraban inmediatamente o seguían participando en la vida de sus familiares? Se piensa que los cuerpos momificados eran integrados a la comunidad como monumentos ancestrales y que en algún momento fueron enterrados en grupo. Se han encontrado grupos de momias formados por hombres, mujeres y niños o también entierros múltiples con cuerpos enterrados a diferentes profundidades, dando cuenta de una ocupación sucesiva del territorio.

En la vitrina extendida de la derecha se muestran distintas momias Chinchorro, principalmente infantes. En la primera podemos ver una momia roja, correspondiente a un infante, con su faldellín y chinguillo de pesca asociado. En la siguiente, se ve un feto que estaba próximo a nacer, cubierto con arcilla y con el tratamiento propio de las momias negras. En la tercera vitrina se pueden apreciar fetos aún más pequeños. Observa el segundo de derecha a izquierda. Este feto estaba probablemente en la etapa de transición de embrión a feto, por eso no hay extremidades. Si prestas atención, sobre el cilindro de arcilla verás las pequeñas vertebras ordenadas tal como fueron encontradas, y los huesos al costado son sus diminutas costillas. Este feto fue descubierto en un entierro donde había una mujer joven con dos infantes pequeños sobre cada uno de sus pechos y brazos. Al levantarlos, se dieron cuenta que bajo uno de los infantes había otro, mucho más pequeño. Llama la atención de los investigadores el trato igualitario en el ritual mortuorio que les dieron los Chinchorro a estos pequeños fetos y el meticuloso trabajo que debió significar realizar este tratamiento a los nonatos, lo que demuestra que eran considerados como otro integrante de la comunidad. Debido a la antigüedad de estas momias es que muchas veces no se les encuentra completas.

En la siguiente vitrina se pueden apreciar algunos restos de cuerpos con momificación artificial los cuales han permitido conocer de mejor manera las técnicas mortuorias. Estos estudios se complementan con tomografías y radiografías. En la vitrina encontramos restos de varias momias de infantes correspondientes al estilo rojo y negro. En particular, a la izquierda puedes observar las piernas y el pie izquierdo fueron pintados de rojo y les colocaron palitos externos fijados con amarras de fibra de camélido. En la parte final de esta vitrina puedes apreciar detalles del tratamiento de la cabeza y cráneo durante el proceso de momificación.

Primero, los encargados del ritual mortuorio les sacaban la piel y órganos al cadáver, luego se hacía un corte en el cráneo para extraer la masa encefálica y rellenar la bóveda con fibra vegetal o arcilla gris. Finalmente, volvían a armar el cráneo y lo modelaban con arcilla, resaltando los rasgos faciales. En la última gran vitrina de la sala verás la ritualidad mortuoria chinchorro a través de un grupo de momias y por sobre ellos las esterillas que los cubrían.

En el extremo inferior derecho, verás algunos cráneos modelados. No existe una elaboración de tumba a la hora de enterrar los cuerpos, ya que en algunos casos se encuentran a pocos centímetros bajo el suelo. A través de las investigaciones y los avances tecnológicos es que se ha podido conocer en parte algunos aspectos de esta cultura.

Con todo lo que ya te hemos contado, esta exposición no pretende ser una muestra de seres muertos, sino la valoración de una antiquísima forma de vida y de visión respecto de la muerte. Realizada con máximo respeto, cuidando fundamentalmente la conservación, utilizando iluminación de bajo impacto y permanente control medioambiental.