Historia

El Museo Universidad de Tarapacá, pertenece al Departamento de Antropología de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad de Tarapacá, Arica, Chile. Su historia se inicia el año 1957, con el Museo Regional de Arica, que desarrolla su acción sobre la base de una tradición arqueológica local de inicios del siglo XX, con investigadores de la talla de Max Uhle y Junius Bird.

Salas de Exhibición

El Museo Universidad de Tarapacá, considera un conjunto de 3 salas de exhibición. Dos de ellas, la Sala Colonial y la Sala de la Cultura Chinchorro, se encuentran emplazadas en el km 12 del valle de Azapa, en tanto que la sala Colón 10, se encuentra en la ciudad:

Sala Colonial

Antigua factoría de aceite de aceitunas, que alberga las muestras “Arica Prehispana”, muestra de corte cronológica que presenta de manera íntegra la arqueología regional. “Ayllu, Vida en las Alturas”, muestra etnográfica que presenta el modo de vida de las poblaciones aymaras del altiplano chileno. “Aceitunas de Azapa, una historia con sabor”, muestra que, utilizando elementos museográficos in situ del edificio que sirvió de factoría de aceite de aceituna, presenta la historia de la fabricación de este fruto en el valle.

 

 

Sala de la Cultura Chinchorro

Edificio construido especialmente para exponer cuerpos y artefactos de la cultura Chinchorro. Presenta mediante una museografía moderna con control medioambiental de vitrinas, los distintos tipos de momias Chinchorro encontrados en la región, cuerpos adultos, de infantes, e incluso no natos. Contempla un espacio para visualizar un depósito de momias.

 

 

 

Sala Colón 10

Museo de sitio, ubicado en el casco antiguo de la ciudad de Arica. Se trata de una casa habitación habilitada como sala de exhibición de momias Chinchorro in situ. Como característica principal, esta exhibición permite obtener una visión realista de los hallazgos arqueológicos de cuerpos humanos de la tradición Chinchorro.

Este conjunto de Salas de exhibición permite entregar una oferta museológica variada, que abarca una extensión importante de la historia de los asentamientos humanos en la región, relevando la importancia de la cultura Chinchorro, como un eje de interés turístico-cultural. Al respecto, desde el año 2009, las visitas anuales al museo tienen un crecimiento sostenido del 2%, alcanzándose en este momento alrededor de las 50.000 visitas anuales.